collage-kids

Sesiones de fotografía con niños

(Contenido lévemente sarcástico pero lleno de cariño para todos mis actuales y futuros clientes).

Existen dos tipos de fotografía cuando hablamos de sesiones familiares. El primero se trata del retrato clásico, en donde todos los sujetos están posando y mirando a la cámara. Es la opcion más común, ligada a nuestra reacción natural como adultos al ver una camara frente a nosotros. Posar, mirar y sonreír.

El otro tipo de retrato, más en tendencia actualmente, es la fotografía espontánea. Esta busca capturar el momento al natural, tal cuál se da. Esta opción acepta ampliamente que las personas interactúen entre sí durante la sesión, y es mucho más fácil de lograr resultados positivos con los infantes, ya que les da un poco más de libertad.

En lo personal me gusta hacer ambos tipos de retrato durante una sesión. Es importante que los padres de familia estén consientes de cómo están posando ellos mismos para una foto. Si por ejemplo se encuentran mirando al niño, así es cómo van a quedar en la imagen. Lo mismo si están hablándole al pequeño o haciendole muecas para que se ría. No existe ningún tipo de magia cósmica capaz de lograr la fotogenia perfecta si el adulto, por su parte, no es está en cierto grado pendiente de su propia imagen.

Mi consejo para los padres de familia es: si desean lograr el retrato clásico, miren a la cámara y sorían EN TODO MOMENTO. A su hijo (a) lo veo yo, y utilizaré los trucos que ya he venido aprendiendo para obtener su atención. En una sesión de 1 hora soy capaz de hacer montones de fotografías, en el momento que el niño o la niña sonría y mire a la cámara, yo estaré pendiente de capturar dicha escena. Si usted es un padre o madre de familia que se inclina por el retrato clásico y lo va a exigir, asegúrese de estar listo (a) para posar cuando su pequeño decida por una fracción de segundo mirar y regalarme una muy custodiada sonrisa.

Si usted por el otro lado gusta de las imagenes espontáneas, no crea tampoco que la magia cósmica del universo torna una mirada de “portate bien” en una mirada de amor y ternura. Tener niños puede ser cansado, y a cómo los hay muy buenos y dóciles, los hay también inquietos y difíciles de persuadir. La ventaja es que a mí me agradan todos y por eso sigo haciendo sesiones familiares. Los niños son niños y no podemos pretender que se comporten como un adulto. Estos en su mayoría no acatan órdenes al pie de la letra, ni posan como uno espera, ni siguen el plan de la sesión. ¡Y eso no está mal! Por tanto déjeme a mí el trabajo de fotografiar y dedíquese usted a posar como ya sabe que le beneficia y a dar miradas que reflejen felicidad.

Lo importante de un recuerdo fotográfico, es encontrar en él los verdaderos sentimientos que tenía en ese momento la familia. Una sesión no puede ni debe ser algo rígido que aburra y condicione el comportamiento de los niños, déjelos jugar y pasar un buen rato. Lo lúdico es clave. No crea los cuentos que aseguran que photoshop hace milagros, dicho programa por sí solo no hace nada. Deje ir la tensión y dele un chance a lo espontáneo, y verá como sus hijos empiezan a disfrutar de las sesiones familiares.

0 comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *