Rayos de sol al atardecer

Gracias a la vida

Con la mente en sintonía de todos aquellos quienes me han enseñado algo, le doy gracias a la vida por darme tanto, por este cuarto de siglo que se me ha hecho largo.
Me ha dado una buena familia, tan variada y particular. Me ha dado algunas amistades, pocas en realidad, pero de las que perduran en el tiempo. Amigas de esas para reír hasta que duela y hablar hasta que el reloj se canse. Me ha dado aquel compañero de vida quien mejor que nadie sabe quién soy y celebra conmigo todo cuanto le doy, y él a su vez me da tanto como la vida.

Me ha enseñado en las aulas aquello para llegar emocionada a cada clase, cansada de trabajar hasta tarde, pero feliz. Por suerte me topé con la inspiración y supe lo bello que es crear con las manos. Entendí cómo lo aprendido no queda en los papeles, sino fielmente reflejado en las creaciones y en el corazón. Me ha dado así la profesión más linda que pudo haber existido para mí, haciendo de la luz mi materia prima y mi magia.

Me ha enseñado que el amor a una misma y a los demás es todo lo que realmente vale de verdad. Que Dios es amor y es más de lo que se decía, mucho más. Camino de felicidad, camino de luz y camino de vida. Que tanto de lo que se dice en este mundo es nada más y nada menos que mentira. Que la libertad es un derecho robado al disimulo y que constantemente te venden lobo por liebre. Porque casi nada es lo que parece.

Me sorprende en las mañanas pensando en cómo ha pasado el tiempo y en lo diferentes que son las cosas. Me encuentra la nostalgia extrañando los VHS y las cartas y la vida que era lenta porque todo eso era más simple y daba tiempo para leer todos aquellos libros. Porque en este sistema la tecnología avanza engañosamente y nos da cámaras digitales que aún no superan las de película, computadoras tan rápidas que nos hacen lentos a nosotros y celulares inteligentes que matan las conversaciones. Porque las únicas fotos que existen no están ya en negativos y en álbumes gruesos y pesados, sino en ese que se menciona todos los días y cada vez va cobrando más caro el tiempo perdido en sus falsos encantos.

Fue interesante haber nacido en los ochenta, aunque un poco tarde, para apreciar el humor y la música y la vibra de aquella época. Haber crecido en los noventa y en esta Tierra del Café, para hablarle al viento mientas patinaba y andaba en bici a velocidades peligrosas, para jugar con mi hermana y con mis primas en el barro hasta quedar sucias de pies a cabeza y para subir a todos los árboles porque eso era importantísimo, porque si no lo hacía las cosas no tenían sentido.

Me ha dejado ver una tarde de domingo en la Isla de La Grande Jatte, unos cuantos Van Goghs y unos cuantos Monets. Me ha dejado ver unas cuantas noches estrelladas pero de las de verdad y unos amaneceres y muchos más atardeceres.

Me ha dejado ver cascadas desde las pequeñas hasta las más grandes de todas, montañas nevadas, páramos en silencio, mares azules, playas perfectas, bosques encantados, caminos interminables, ciudades congeladas y horizontes de arco iris. Y todo eso es poco, comparado con esa enorme lista de cosas pequeñas que valen aún más todavía, como es el hecho de despertar cada mañana.

Me ha dado memoria y un sin fin de recuerdos archivados, vivos como si fuera ayer pero a la vez lejanos como si hubiese vivido más de lo que cuentan los años.

Le doy gracias a la vida y a mi papá y a mi mamá por ser como son, por darme lo que me dieron y por mezclar con estilo dos culturas en una sola casa.

Espero con ansias poder cumplir todos esos sueños que revolotean locamente por mi mente. Mientras tanto, disfruto del día a día. Siempre romántica y nostálgica, ¡pero feliz de estar viva!

One comment

  1. Vale tenes mucho talento y sos muy dedicada a tu trabajo, el cual realizas con amor y pasión.

    El resultado es gente sumamente complacida al recibir excelentes fotografías que superan sin duda las expectativas.

    Segui compartiendo tu arte!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *